¿A QUIÉN NO INVITAR? La parte más difícil a la hora de organizar tu boda, será decidir a quién le extiendes una invitación.
Se cree que mientras más invitados en un evento, más ambiente habrá, ¿no? Pero, ¿qué tanto se acerca esta idea a la realidad?. Aún cuando es normal querer que todo tu circulo social presencie ese momento tan importante en sus vidas, es importante no elevar costos, en cuanto a presupuestos, el costo fijo en una boda, puede llegar a modificar ese numero de invitados que teníamos en nuestros sueños. Así que ahora la pregunta es ¿a quién invitar a mi boda? Y además ¿a quien ofrecerle la opción de llevar pareja?, ¿puedo incluir niños?, entre otras tantas preguntas.

Aún con Presupuesto para una gran Boda, llega el momento en que tienes que empezar a reducir personas de tu lista. No es algo agradable, pero sin duda, es necesario. Además, te ayudará a mantenerte dentro de los límites de tus gastos. No siempre mas es mejor, debes tener en cuenta que, es un día muy importante para ambos, las buenas vibras y la armonía que despidan las personas de las cuales se rodeen, sera vital para crear un momento inolvidable.

¿Quiénes NO deben recibir una invitación a tu boda?

1.- Familia en tercer o cuarto grado. Si en los últimos dos años no has entablado palabra con ellos, no existe convivencia y jamás los llamas para su cumpleaños, debes de pensar que son lugares por compromiso que no te corresponden invitar.

2.- Amigos que casi nunca ves. Esos amigos que estimas pero que casi nunca ves, nunca les llamas, no te acuerdas de su cumpleaños y menos te felicitan en el tuyo son los primeros que puedes tachar de tu borrador de invitados ya que no extrañaran tu invitación.

3. Amigos de los amigos «Los cuates ocasionales».Existen amigos que siempre te encuentras en fiestas porque ambos tienen amigos en común, pero, no están incluidos en tus actividades cotidianas, mucho menos en las familiares, así que será fácil descartarlos de la lista.

4. Ex-amores.Por lógica, NO debes incluir a tu ex, Ni permitas que tu novio lleve a la suya. Punto. ¡Aun cuando exista excelente relación entre la familia y ellos! Es NO

5. Compañeros de trabajo.Esta es una situación complicada. Dado que pasas muchas horas en el trabajo algunos de tus colegas pueden volverse tus amigos. Aquí, vale la pena que te preguntes: ¿son mis amigos o nada más somos compañeros?, si me cambiara de trabajo, ¿nos seguiríamos viendo?, además de compartir el mismo jefe, ¿qué otra cosa tenemos en común? Si en verdad existe una amistad, extiendes una invitación.

6. Los conocidos. Claro que sabes cómo se llama, identificas su rostro y hasta han coincidido en algunas fiestas, visitan el mismo gimnasio o incluso entablan conversaciones cortas en el vestidor, pero, ¿más allá de una simple conexión hay algo más? Si la respuesta es “no”, ya encontraste otro nombre que tachar.

7. Los acompañantes. Este asunto también es delicado. Por lo regular se extienden invitaciones por pareja si son matrimonios, pero a los solteros, puedes omitir la doble invitación, es decir, tu amigo o amiga y su acompañante. Sin embargo, cada vez es más común hacer invitaciones individuales. El problema surge cuando tu invitado quiere llevar a alguien más (a veces hasta dos o tres personas más) y tú no tienes contemplados los lugares extras. Si una amiga a quién le diste una invitación personal quiere llevar a alguien más, puedes decirle, amablemente, que en esta ocasión preferirías verla nada más a ella, pero que en otro momento se organizan para salir en grupo.

8. Más amigos de uno que de otro.Cuando el Presupuesto de la Boda va por gastos a mitad, lo correcto es que ambos lleven la misma cantidad de invitados, componer del 50 por ciento de amigos de uno y 50 por ciento del otro. Hay que procurar que la balanza se mantenga en equilibrio.

9. Compañeros de Colegios o Universidad que no ves.Fueron los mejores amigos en el preescolar y la primaria, tal vez en la universidad, pero en los últimos dos o tres años no convives, ¡queda FUERA de tu lista!

10. Vecinos o amigos de los padres. Las invitaciones de real compromiso son “ÉSTAS” a menos de que, los padres contribuyan al presupuesto de la Boda, la respuesta es “NO”, ¡No es tu relación, por lo tanto, no es tu compromiso!

11. ¡No olviden la regla de “UN AÑO”!.Si tienes en la lista a alguien con quien no has coincidido, no has o te ha llamado, no has visitado, No tienes Obligación de Invitarlo, las relaciones cambian y es mejor no incluir a un compromiso social a alguien que no esta presente en tu entorno inmediato!

12. Sin condiciones y sin entrar en el dilema. Si invito a “X” no puedo invitar a “Y”, o viceversa, ¡Entonces la respuesta es NO INVITES A NINGUNO! Tu evento debe estar lleno de Armonía, no cargues malas vibras por adelantado, de la energía de las personas que te acompañen dependerá lo agradable o no de tu boda, evita situaciones incomodas.